lainformacion.comPaternidad

Practicopedia > Categorías > Paternidad > Niños > Cómo saber si los amigos invisibles de los niños suponen un problema

Cómo saber si los amigos invisibles de los niños suponen un problema

Los menores pueden utilizar esta figura imaginaria para exteriorizar sus sentimientos

amigos invisibles_0.jpg
Los amigos imaginarios suelen aparecer entre los dos y los seis años. FOTO: Getty Images.

06/08/2015 por: Santytp

Ponys que hablan, criaturas mitad elefante mitad gatos o un simple niño que nadie ve. Los amigos invisibles  son mucho más habituales de lo que la gente cree. Se trata de representaciones imaginarias que se convierten en 'compañeros de juegos' de los más pequeños. La pregunta es, ¿por qué aparecen estos peculiares amigos en la vida de los niños? ¿se trata de algún trastorno motivado por la falta de afecto? En este practicograma descubrirás si estas figuras inventadas suponen algún problema para los pequeños.

  1. 1 Amigos imaginarios desde los dos años.

    Los amigos invisibles pueden aparecer desde los dos años y suelen extenderse hasta los ocho, aunque en algunos casos llegan a mantenerse hasta que el niño cumple los once. "No suelen ser un problema, forman parte del desarrollo simbólico de los pequeños", comenta María Rosa Ferrero, psicóloga del Hospital Vithas Nuestra Señora de América.

    No hay datos exactos, pero sí se sabe que son una realidad bastante habitual. Algunos estudios, como el elaborado por Jacqueline Benavides -'La creación de amigos imaginarios en los niños'-, señalan que cerca del 33% de los niños crean amigos invisibles en algún momento de su infancia. Otras investigaciones, como la llevada a cabo por Marjorie Taylor y Stephanie Carlson en la Universidad de Washington y Oregon, elevan esta cifra hasta casi el 65%, afirmando que este tipo de figuras inventadas aparecen en dos de cada tres niños.

  2. 2 ¿Por qué aparecen los amigos invisibles?

    Atrás quedan las viejas teorías o miedos que podrían pensar que los amigos invisibles esconden una patología o un trastorno del niño. "Los pequeños usan esta figura como un juego más, es una forma diferente de adquirir conocimientos", explica María Rosa Ferrero.

    De hecho, se ha visto que los niños que recurren a esta figura desarrollan mayores capacidades de empatía, creatividad e incluso sociabilidad. ¿El motivo? "Al mantener una conversación con un ser que no existe aprenden a ponerse en las dos posturas, la de ellos y la del individuo imaginario", asegura la experta.

    Asimismo, los amigos invisibles ayudan a proyectar los miedos del menor y, sobre todo, a liberarlos. En cierta forma estos 'personajes' se convierten en confidentes de los más pequeños.

  3. 3 Diferentes tipos de amigos invisibles.
    Paso 3

    No todos los amigos invisibles son iguales. En ocasiones, el niño 'otorga vida' a un muñeco y habla con él, en otras en cambio, crea de la nada un nuevo individuo o personaje. El niño habla y juega con ese ser imaginario como si de una persona se tratase aunque, por regla general, sabe que no es una figura real.

    La relación del niño con el amigo invisible depende de la base sobre la que esté creado. "Si el amigo imaginario es un animal tendrá una relación entre dueño y mascota, pero si es un igual puede entablar amistad y compañerismo", argumenta María Martín Vivar, de la Unidad de Psiquiatría del Niño y el Adolescente de la consulta Dr. Carlos Chiclana.

  4. 4 Los padres no deben asustarse.

    Los amigos imaginarios de los niños no son síntomas de procesos anormales, forman parte del desarrollo normal de la fantasía y la imaginación infantil. Por ello, no deben asustar a los padres. "Son creados y controlados por los niños y, a diferencia de las alucinaciones, no son intrusivos", cuenta Mónica Manrique, experta en psicología infantil.

    La mejor opción a la hora de tratar con este tipo de figuras es no incitarlas ni ridiculizarlas. Ningún extremo es apropiado. "Actuaremos como si estuviera jugando con un muñeco, podremos participar en el juego y utilizar la situación con fines educativos", recomienda Manrique.

  5. 5 Aprende a escuchar al niño.

    Tanto María Rosa Ferrero como María Martín recomiendan observar y escuchar al niño cuando habla con su amigo imaginario. "Puede servir para conocerle más", coinciden. Ambas psicólogas creen que los amigos invisibles sirven a los padres para conocer esas cosas que los hijos no quieren decirles directamente.

    Un caso práctico. Si un niño habla con su amigo imaginario de dinero -como por ejemplo, que no puede comprar golosinas- puede ser que esté preocupado por la situación económica de su progenitores. El consejo sigue siendo el mismo. Escuchar al pequeño para poder conocer sus miedos y ayudarle.

  6. 6 ¿Cuándo puede ser un problema?

    Si los amigos invisibles se extienden más allá de los once o doce años sí sería conveniente tratarlo con un especialista por si hubiera algún problema. En edades más tempranas, como se ha dicho, no supone riesgo alguno salvo que el niño decida aislarse del resto y sólo quiera estar con su 'nuevo amigo'. En este caso también sería aconsejable pedir ayuda especializada.

  7. 7 ¿Más información?

    Si quieres conocer más, visita la sección 'Niños' en la categoría de 'Paternidad'. También puede que te interesen los siguientes practicogramas:

    - 'Cómo ayudar a los niños a enfrentar la muerte de un familiar'.

    - 'Cómo poner límites y normas a tus hijos'.

    - 'Cómo ayudar a tu hijo a refrescar conocimientos para la vuelta al cole'.

 

Subido el 06/08/2015 por:

Artículos relacionados


 

Videos relacionados