lainformacion.comPaternidad

Practicopedia > Categorías > Paternidad > Niños > Cómo ser padre y mantener la serenidad

Cómo ser padre y mantener la serenidad

La paciencia es un requisito indispensable para tener una buena relación con tu hijo

padre_sereno_0.jpg
Tener una actitud calmada y sosegada a veces es muy difícil, pero también es de suma importancia para llevarte bien con tu hijo. FOTO: Thinkstock Photos.

08/08/2011 por: Fantástica

Ser padre es una de las experiencias más bellas de la vida, aunque también está plagada de estrés y nervios, y no solo para las madres, sino también para los papás. Tomártelo con calma y tranquilidad es vital para disfrutar de tu hijo y vivir la paternidad con alegría y felicidad.

  1. 1 Vas a ser papá.

    Si esperas la llegada de un hijo, no te desesperes ni te inquietes. Es cierto que son nueve meses muy duros, pero también es un tiempo de alegría, de felicidad y de una gran ilusión por ese niño que llega al mundo. Comparte con tu pareja esos bellos momentos y disfrútalos al máximo.

  2. 2 Cuando lloran demasiado.

    El llanto es la única forma que tiene tu bebé para decirte que se siente incómodo con algo, bien porque tiene hambre o porque pasa frío o calor, por ejemplo. Busca qué es lo que puede haberle alterado. Si aún así no se calma, no te preocupes. Es normal que los niños lloren. Respira hondo y ten paciencia. Puedes pedirle a alguien que te ayude y que esté con él un rato para que puedas despejarte.

  3. 3 Ponte en su lugar.

    La empatía es fundamental para que entiendas a tu hijo. Es cierto que los niños, cuando son algo más mayores, muchas veces son pesados y agotadores, pero debes aprender a escucharles. La comunicación es vital para que confíe en ti y se sienta seguro a tu lado. No olvides que eres su padre y su modelo a seguir.

  4. 4 Dedícale tiempo.

    Es probable que trabajes demasiado y que no tengas tiempo para nada. Aún así, intenta sacar un poco de tiempo para estar con tu hijo. Pregúntale cómo le ha ido en la escuela, qué ha aprendido o que te muestre ese dibujo tan bonito que ha pintado. Esto reforzará vuestra relación y hará que os llevéis mejor.

  5. 5 Olvida tus problemas.

    Si te ha ido mal en el trabajo, tienes muchas tareas que hacer y poco tiempo o, simplemente, no tienes un buen día, no descargues tu mal humor en tu hijo. Piensa que él no tiene la culpa de nada y, si le gritas porque estás alterado, al final solo conseguirás que acabéis peleados y malhumorados los dos.

  6. 6 Dale una explicación.

    Cuando tu hijo haga algo malo, no te limites simplemente a gritarle y a decirle “no”. No hay que olvidar que son niños y que muchas veces no son conscientes de las consecuencias de sus actos. Si hace algo mal, explícale el motivo de por qué esa acción no es correcta. Evita gritarle enseguida y ponerte nervioso, solo conseguirás transmitirle tus nervios. Una explicación calmada y relajada será mucho más efectiva que unos chillidos.

  7. 7 Aprende a decir “no”.

    Desde que son pequeños, es necesario saber decir que no a los niños. Cuando te pida un capricho que no estás dispuesto a consentirle, dile que no y no cedas aunque llore. Si acabas diciendo que sí, se convertirá en un niño consentido y acabarás haciendo lo que él quiera. No olvides que eres tú quien manda.

 

Subido el 08/08/2011 por:

Fantástica
Fantástica

Fantástica por querer ayudarte de forma práctica.

  • 0 Vídeos
  • 120 Textos
  • Total: 120

Artículos relacionados

Videos relacionados